El término “Volcanes de la Década” se refiere a una lista de 16 volcanes en todo el mundo que han sido identificados por la Asociación Internacional de Vulcanología y Química del Interior de la Tierra (IAVCEI) como objetivos de alta prioridad para la investigación y el seguimiento científicos debido a su historial de erupciones importantes y su amenaza potencial para las poblaciones cercanas. El programa de la Década de los Volcanes se inició en 1991 como respuesta a la devastadora erupción del Monte Pinatubo en Filipinas en 1991, que puso de relieve la necesidad de una mejor vigilancia y comprensión de los peligros volcánicos.

Los Volcanes del Decenio sirven como foco global para volcán esfuerzos de investigación y mitigación de peligros, y los principales objetivos del programa son:

  1. Mejorar la comprensión científica de los procesos volcánicos.
  2. Mejorar los sistemas de vigilancia de volcanes y alerta temprana.
  3. Promover la cooperación y el intercambio de información entre científicos e instituciones que trabajan en peligros volcánicos.
  4. Aumentar la conciencia pública sobre los peligros volcánicos y la preparación.

Los Volcanes de la Década 16, seleccionados por su historial de erupciones y proximidad a áreas pobladas, se distribuyen en varios países y continentes. Algunos de los volcanes de la década más conocidos incluyen:

Monte Vesubio, Italia

El Monte Vesubio, Italia, es uno de los volcanes más famosos del mundo, conocido por su devastadora erupción en el año 79 d.C. que sepultó las ciudades romanas de Pompeya y Herculano. Situado cerca de Nápoles, el Vesubio sigue siendo un volcán activo que supone una importante amenaza para la población circundante. Su proximidad a áreas densamente pobladas resalta la importancia del monitoreo y la preparación para posibles erupciones, lo que lo convierte en un tema de investigación científica continua y de fascinación histórica.

Monte Rainier, Estados Unidos

El Monte Rainier, EE. UU., es un estratovolcán icónico ubicado en el estado de Washington. Con una altura de 14,411 metros (4,392 pies) sobre el nivel del mar, es el pico más alto de Cascade Range. Si bien no ha entrado en erupción en más de un siglo, el Monte Rainier se considera un volcán activo y se lo monitorea de cerca debido a su proximidad a importantes centros de población como Seattle y Tacoma. Los glaciares y los impresionantes paisajes del volcán lo convierten en un destino popular para excursionistas y entusiastas del aire libre, pero también sirve como recordatorio de los riesgos potenciales asociados con la actividad volcánica en la región.

Monte Fuji, Japón

El Monte Fuji, Japón, es un símbolo de Japón y un estratovolcán activo ubicado en la isla Honshu. Con una altura de 12,389 metros (3,776 pies), es el más alto de Japón. montaña y un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Aunque no ha entrado en erupción desde 1707, el Monte Fuji sigue siendo vigilado de cerca y su forma icónica atrae a millones de visitantes cada año. Tiene un significado cultural y espiritual en la sociedad japonesa y sigue siendo un tema de interés científico y de preparación para posibles erupciones.

Cotopaxi, Ecuador

Nikon D40 Distancia focal: 35 mm Optimizar imagen: Personalizado Modo de color: Modo IIIa (sRGB) NR exposición larga: Desactivado NR ISO alto: Desactivado 2008/06/27 13:22:26.5 Modo de exposición: Prioridad de apertura Balance de blancos: Comp. : RAW comprimido automáticamente (12 bits) Modo de medición: Modo AF multipatrón: AF-A Ajuste de tono: 0° 1/1000 seg – F/11 Modo de sincronización de flash: No conectado Saturación: Comp. automática de exposición de color: -1.3 Nitidez EV: Media alta Lente: 17-35 mm F/2.8 D Sensibilidad: ISO 200 Ubicación (aprox.) Lat.: 0°34'17.10″S Long.: 78°26'42.75″W Alt.: 3.701 m. Alcance: 61 m. Cabezal.: 174.00° Inclinación: 87º Comentario de imagen: (c) gerardprins.com (562) 7587209

Cotopaxi, Ecuador, es uno de los volcanes activos más altos del mundo, con una altura de 19,347 metros (5,897 pies) sobre el nivel del mar. Ubicado en los Andes, tiene una historia de erupciones importantes, y la última de gran importancia ocurrió en 1877. La región circundante, incluida la ciudad capital de Quito, está en riesgo de actividad volcánica, lo que convierte a Cotopaxi en un área de preocupación para el monitoreo y la preparación. esfuerzos. Es conocida por su impresionante capa de hielo y un hermoso paisaje que atrae a aventureros y montañeros de todo el mundo.

Teide, España (Islas Canarias)

El Teide, España, es un estratovolcán situado en la isla de Tenerife en las Islas Canarias. Se erige como el pico más alto de España, con una elevación de 12,198 metros (3,718 pies). El Teide está activo y sus características geológicas y paisajes únicos han llevado a su designación como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Si bien no ha entrado en erupción desde 1909, el monitoreo continuo es crucial debido a la proximidad del volcán a los centros de población de la isla y su impacto potencial en el turismo y las comunidades locales.

Monte Santa Helena, Estados Unidos

Mount St. Helens, EE.UU., ganó notoriedad por su cataclísmica erupción en 1980, que alteró drásticamente su forma y paisaje. Ubicado en el estado de Washington, forma parte del Cinturón de Fuego del Pacífico y se le vigila de cerca como volcán activo. La erupción provocó una devastación significativa, pero también proporcionó información valiosa sobre el comportamiento volcánico y las técnicas de seguimiento. Desde entonces, la zona ha experimentado una recuperación gradual y se ha convertido en un centro de investigación científica sobre resiliencia ecológica.

Popocatépetl, México

Popocatépetl, México, es uno de los volcanes más activos e icónicos del país, ubicado cerca de la Ciudad de México. Su nombre significa “Montaña Humeante” en lengua náhuatl y tiene una historia de erupciones periódicas. Los esfuerzos de monitoreo son esenciales debido a su proximidad a una región densamente poblada y sirve como recordatorio de la actividad geológica que subyace a los paisajes de México.

Colima, México

Colima, México, es otro estratovolcán activo ubicado en el oeste de México. Es uno de los volcanes más activos del país, con un historial de frecuentes erupciones. Debido a su amenaza potencial para las comunidades cercanas, se monitorea de cerca y sus erupciones han llevado a medidas de evacuación y preparación. A pesar de los riesgos, la región circundante es conocida por sus fértiles suelos volcánicos que sustentan la agricultura y el cultivo de plantas de agave utilizadas para hacer tequila.

Galeras, Colombia

Galeras, Colombia, es un estratovolcán activo ubicado en la cordillera de los Andes. Tiene una historia de erupciones que se remonta al siglo XVI y sigue siendo una amenaza para ciudades cercanas como Pasto. Los sistemas de vigilancia científica y alerta temprana son cruciales en esta región para mitigar los peligros potenciales asociados con la actividad volcánica. La belleza natural y la agricultura de la zona a menudo se yuxtaponen con los riesgos volcánicos que enfrentan las comunidades locales.

Nevado del Ruíz, Colombia

Nevado del Ruiz, Colombia, es otro estratovolcán activo situado en los Andes. Obtuvo la atención internacional después de una devastadora erupción en 1985, que desencadenó un mortal flujo de lodo conocido como la tragedia de Armero. El evento destacó la importancia del monitoreo y la preparación volcánica en la región, y se están realizando esfuerzos para proteger a las comunidades cercanas de posibles erupciones.

Sakurajima, Japón

Sakurajima, Japón, es un volcán activo ubicado en una península volcánica en el sur de Kyushu. Es conocido por sus frecuentes y a menudo pequeñas a moderadas erupciones, que producen columnas de ceniza y han llevado al desarrollo de estrategias especializadas de mitigación de peligros volcánicos en el área. La actividad del volcán se monitorea de cerca y las comunidades locales se han adaptado para coexistir con los peligros volcánicos actuales.

Santorini, Grecia

Santorini, Grecia, es una isla en el sur del Mar Egeo conocida por sus impresionantes paisajes y los restos de una de las mayores erupciones volcánicas de la historia. La erupción alrededor del 1600 a. C. provocó el colapso de la caldera central de la isla, formando el paisaje único por el que Santorini es famosa en la actualidad. Si bien la isla no está experimentando actualmente una actividad volcánica significativa, la historia de su cataclísmica erupción sigue siendo un punto de interés tanto para científicos como para turistas.

Monte Nyiragongo, República Democrática del Congo

El Monte Nyiragongo, en la República Democrática del Congo, es uno de los estratovolcanes más activos y peligrosos del mundo, conocido por su lava extremadamente fluida que puede fluir rápidamente y representar una amenaza para la cercana ciudad de Goma. Está ubicado dentro del Parque Nacional Virunga y ha experimentado numerosas erupciones en la historia reciente, lo que lo convierte en un punto focal para la investigación científica y la preparación para emergencias.

Monte Merapi, Indonesia

monte Merapi, Indonesia, es uno de los volcanes más activos y mortíferos del mundo. Ubicado en la isla de Java, entra en erupción con frecuencia, lo que representa una amenaza importante para la cercana ciudad de Yogyakarta y los pueblos circundantes. Los planes continuos de vigilancia y evacuación son esenciales para proteger a la población local de sus erupciones.

Mauna Loa, Estados Unidos (Hawái)

Mauna Loa, EE.UU. (Hawái), es el volcán más grande de la Tierra en términos de volumen y uno de los cinco volcanes en escudo que forman la Isla Grande de Hawái. Tiene una frecuencia de erupción relativamente baja, y su última erupción ocurrió en 1984, pero sigue siendo monitoreada de cerca debido a su impacto potencial en las comunidades y paisajes de la isla. El enorme tamaño de Mauna Loa y sus características geológicas únicas lo convierten en un importante tema de estudio científico.

Monte Etna, Italia

Monte Etna, Italia, es uno de los volcanes más activos del mundo y el más alto de Europa. Ubicado en la isla de Sicilia, entra en erupción con frecuencia y tiene una historia de actividad volcánica que se remonta a miles de años. A pesar de los peligros que presenta, los ricos suelos volcánicos de sus alrededores sustentan la agricultura y la viticultura, lo que la convierte en una parte vital de la economía local. La investigación científica y el seguimiento del Monte Etna ayudan a mitigar los riesgos asociados con su actividad volcánica en curso.

Estos volcanes tienen el potencial de afectar a millones de personas que viven en sus alrededores, y el programa de los Volcanes del Decenio desempeña un papel crucial para ayudar a reducir los riesgos asociados con las erupciones volcánicas mediante el estudio y el seguimiento de estos volcanes y el desarrollo de estrategias para la mitigación de peligros y la preparación para desastres.